Notas

Acceso a la información facilita otros derechos para las mujeres

Por Samantha Páez

El acceso a la información es un derecho en sí y facilita otros derechos para las mujeres, aseguró Shanik David George, responsable del Observatorio Con los Ojos Abiertos de la Universidad Iberoamericana de Puebla.

Un ejemplo claro es el aborto, ya que si una mujer no conoce las posibles causales para acceder a una interrupción legal y gratuita no podrá solicitarla o será más fácil que se la nieguen. También aplica para los derechos reproductivos y sexuales, pues todas las mujeres pueden solicitar anticonceptivos o Papanicolau de forma gratuita en cualquier hospital o clínica de gobierno, pero si lo desconocen no podrán solicitarlo.

Desde el punto de vista de Shanik David “debería ser público y sin necesidad de una solicitud de transparencia: todo lo que tenga que ver con salud sexual, acceso a interrupción legal (del embarazo), hasta dónde hay especialistas, a qué servicios se pueden acceder (las mujeres)”.

Asimismo la información referente a la violencia de género, los feminicidios, la discriminación contra las mujeres y los programas para combatir estos problemas.

Y es que el acceso a la información, de acuerdo con el estudio “Acceso a la información, violencia contra las mujeres y la administración de justicia en las Américas”, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ayuda a las mujeres a enfrentar la discriminación y a acceder a la justicia.

En México, según las Encuesta Nacional de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (ENAID) 2016, son las mujeres las que más solicitudes de información hacen -un 54.4%.

Otra cuestión que destacó la responsable del Observatorio Con los Ojos Abiertos es la existencia de estadísticas de mujeres, es decir, que toda la información que brindan las autoridades a la ciudadanía — desde servicios públicos hasta índices delictivos- esté desagregada por género, incluso, por géneros no binarios.

Esto con el objetivo de que se haga investigación sobre los temas de mujeres, sea más fácil establecer políticas públicas y programas encaminados a ellas.

Información incluyente

Shanik David destacó también que el acceso a la información pública debe abarcar a toda la población, es decir, a las personas indígenas, con alguna discapacidad, las que no saben leer o escribir y las que no saben utilizar las tecnologías como el internet o el teléfono.

Sin embargo, aseguró, el gobierno se lava las manos porque no tienen la obligación de difundir el acceso a la información, aunque tratados internacionales sí hablan de la promoción de los Estados.

Actualmente el 50.6% de la población en el país tiene conocimiento sobre el derecho a acceder a la información pública. Sin embargo, sólo el 14.1% de los y las mexicanas consultaron alguna página de gobierno y 5.6% realizó solicitudes de información, según la ENAID 2016.

Desde el punto de vista de la especialista de la Ibero Puebla las caravanas del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) deberían tener más impulso y ser móviles. De igual forma se deberían aprovechar las radios comunitarias para difundir el derecho de acceso a la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *