Opinión

Alerta de género en Puebla, ¿por qué y para qué?

Fotografía: Brenda G. Palacios
Por Samantha Páez

El pasado 8 de abril se notificó al gobierno poblano la declaratoria de alerta de género en 50 municipios del estado. Desde que se solicitó en marzo de 2016 hasta la fecha, muchos grupos y voces se manifestaron, la mayoría a favor y algunos más en contra, sobre todo el sector empresarial.

Los argumentos para rechazar la alerta son que la declaratoria ahuyentaría o frenaría la inversión y el turismo en Puebla. Sin embargo, los empresarios no toman en cuenta que el 49% de las personas visitantes son mujeres y que más de la mitad de quienes laboran en el comercio y otros servicios también somos mujeres. Entonces un estado donde se garantice nuestra seguridad no sólo se beneficia al 52% de la población, sino también a las turistas y a las trabajadoras de cualquier ramo.

Las posturas en contra evidencian que muchas personas no saben para qué sirve la Alerta por Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) y por qué se decretó. En esta columna vamos a tratar de ayudarles a despejar esas dudas.

La AVGM es un mecanismo para atender de forma urgente la violencia que ponga en riesgo la vida y los derechos humanos de nosotras las mujeres. Tiene el objetivo de garantizar nuestra seguridad, frenar la violencia y eliminar la desigualdad producida por la legislación o la política pública.

https://padlet.com/idhiesj/OVSG

Algunas de las acciones que dictó la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim) tienen que ver con mejorar la infraestructura, esto para disminuir el riesgo para niñas y mujeres en el espacio público. También fortalecer con recursos económicos, materiales y humanos a las instituciones involucradas en la atención y prevención de la violencia contra las mujeres, en especial los Centros de Justicia.

Medidas de capacitación al funcionariado público, de difusión de los tipos y modalidades de la violencia, protocolos de atención a mujeres víctimas y sus hijas o hijos, elaboración de diagnósticos, fortalecimiento de las corporaciones policiales, garantizar el acceso a la justicia de las mujeres y la reparación del daño, entre muchas otras cosas.

Todas estas acciones benefician a la población en general y, a la par, fomentan la economía e innovación: en un ambiente sano y seguro, las mujeres invertimos más tiempo en nuestro desarrollo profesional y menos en cómo llegar vivas al día siguiente.

Las razones por las que se decretó la alerta tienen que ver con tres delitos: el feminicidio, la desaparición de las mujeres y la trata de personas.

En Puebla la violencia contra las mujeres es alarmante, las carpetas de investigación por feminicidio crecieron 12.5% de enero a mayo de 2019, en comparación con 2018, según el análisis de incidencia delictiva que se elabora en este Consejo Ciudadano. Es decir, este año se han denunciado más muertes violentas de mujeres que el año pasado.

Otros delitos que también se incrementaron este año respecto a 2018 son: el acoso sexual, la violación equiparada (a personas menores de edad, con alguna discapacidad o enfermedad que les impida resistir), violación simple y violencia familiar.

En cuanto a la desaparición de mujeres, adolescentes y niñas, Puebla es de los pocos estados donde se reportan más desapariciones de mujeres que de hombres, esto de acuerdo datos de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas (CNB) a junio de 2018. Además de 2010 a 2018 los casos aumentaron hasta 4 mil veces.

Pero no es el daño que se nos hace directamente, alrededor de cada una de nosotras que somos asesinadas, que somos desaparecidas o que somos violentadas hay una familia y amistades con la vida destrozada, proyectos que no se realizarán, estudios inconclusos y viajes que no se llevarán a cabo.

Entonces, en lugar de tenerle miedo la alerta de género, hay que conocerla y, como ciudadanía, vigilar que las acciones se hagan de forma correcta, para que las mujeres que estamos en el estado -de forma permanente o temporal-, lo disfrutemos y aportemos a su desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *