Opinión

Alerta de Género y transparencia proactiva

Por Shanik David

Hay muchos conceptos que son usados de manera indiscriminada por actores políticos, en ocasiones sin tener claridad de qué significan. Ejemplos hay muchos: perspectiva de género, equidad, derechos humanos, transparencia, rendición de cuentas y gobierno abierto suenan cada vez más entre los actores de la vida pública, pero en la práctica los vemos lejanos.

Una de las frases que se usan para referirse a varias cosas a la vez es “transparencia proactiva”. En particular en el contexto de la pandemia por COVID-19, muchas autoridades de Puebla dicen que hacen ejercicios de transparencia proactiva, los cuales se limitan a publicar un par de documentos sin actualizar.

De acuerdo con la Guía de Transparencia Proactiva, publicada por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (INAI), ésta es “poner” a disposición de un grupo concreto de la población información sobre un tema específico que sea de su interés (educación, salud, transporte, seguridad, servicios, trámites, u otros) con la finalidad de generar conocimiento para un fin concreto.

En el mismo documento, el INAI explica que son cinco fases para la implementación de una estrategia de transparencia proactiva: 1) identificación de información a generar y/o publicar; 2) generación y/o publicación de información útil; 3) difusión de la información generada; 4) medición de la reutilización e impacto de la información publicada; 5) evaluación de la información publicada.

Es decir, la transparencia proactiva no se queda sólo en el publicar información útil, sino que ésta se debe difundir y se debe evaluar el impacto que tenga.

Para algunos esta explicación podría estar un poco fuera de lugar, pero pareciera que es necesario poner las cosas de manera clara para algunos funcionarios encargados de la generación de información, en particular la relacionada con la estrategia de la Alerta de Violencia de Género en el estado de Puebla.

Hace unos días, navegando en portales oficiales, revisando todos los links que me fueran posibles, me topé con el sitio http://www.alertaporlasmujeres.puebla.gob.mx/, un portal diseñado por el gobierno del estado para concentrar las evidencias de las acciones emprendidas por la Alerta por Violencia de Género declarada el 8 de abril de 2019 en 50 municipios de la entidad.

Dediqué un par de horas a navegar el portal, y no puedo decir que abrí todos los links porque contiene muchísimos documentos, algunos básicos, otros meros oficios internos y algunos mal escaneados, pero en general una se puede topar con datos interesantes.

Este portal tiene un año de existencia, de acuerdo con algunas referencias encontradas, en particular una mención en el portal de datos abiertos del gobierno del estado, – cuya información ya fue inhabilitada -, sin embargo la difusión que se le ha hecho es escasa.

Podrían decir “¿eso qué tiene de nuevo?”, y sí, es recurrente que las autoridades tengan plataformas públicas que nunca difunden, como Gobierno Abierto, Participativo y Eficiente, que, de acuerdo con lo publicado en el sitio, es un espacio donde la ciudadanía puede presentar propuestas para “la gestión y producción de políticas públicas”, pero que hasta la fecha está en blanco.

Sin embargo, lo que me llamó la atención es que, al navegar los reportes publicados en el sitio de Alerta por las Mujeres, dentro de las acciones del Subcomité de Gobierno, como parte de las medidas de Prevención, se incluye “diseñar un mecanismo de transparencia PROACTIVA para el seguimiento de las acciones derivadas de la DAVG”, y como evidencia de cumplimiento se usa una imagen del mismo portal.

Un elemento de la transparencia proactiva es facilitar la retroalimentación ciudadana.

Es decir, este portal se presume como un ejercicio de transparencia proactiva, pero, si retomamos las fases mencionadas en los párrafos anteriores, se quedaron estancados en el segundo paso, porque no se le ha dado difusión a esta información y no creo que se haya evaluado el impacto de la misma.

Un verdadero mecanismo de transparencia proactiva debería tener herramientas para la retroalimentación o evaluación de la información, así como canales para facilitar la comunicación con las ciudadanas, pero esto ya es mucho desear, tomando en cuenta algunos de los problemas que tiene la plataforma.

Por ejemplo, paradójicamente, en su sección de Transparencia Proactiva, la información presentada sí es complementaria, pero sin actualizar; tal es el caso de los links de “estadísticas”, pues todos llevan a reportes de la página de Datos Abiertos con corte a diciembre de 2018. En cuanto a los reportes de ejercicios presupuestarios, el más reciente es de septiembre del año pasado.

Además, no en todas las acciones hay documentos que acrediten su cumplimiento, aunque la mayoría ya está marcada como finalizada; una de las pocas que se registra como “en proceso” es la elaboración de un diagnóstico del ciclo vital de las mujeres en situación de prostitución del estado.

Incluso en los casos de los diagnósticos o estudios que se debieron realizar, estos no son publicados y sólo se incluyen oficios que acreditan que éstos sí se hicieron.

Otro factor que hay que tomar en consideración es la contingencia por COVID-19, pues esto frenó muchas de las actividades relacionadas con la transparencia y la rendición de cuentas, lo cual además se refleja en el portal, pues algunos informes que sí habían sido actualizados de manera periódica se suspendieron desde febrero.

Como ejercicio de rendición de cuentas y de transparencia, el portal cumple con lo básico, pero siendo honestos le falta mucho camino que recorrer para poder llegar a ser transparencia proactiva.

Ejemplos de buenos ejercicios de transparencia proactiva han surgido en los últimos meses derivado de la pandemia por el nuevo coronavirus, siendo uno de mis favoritos el portal del gobierno de Guanajuato.

Información que difunde el gobierno de Guanajuato.

En este sitio, las autoridades del sector salud presentan información actualizada todos los días del número de casos de COVID-19 en la entidad, desglosado por municipios, con gráficas, recomendaciones de cuidado personal, detalles sobre el manejo de residuos, noticias de las acciones de gobierno, números de contacto para denuncias o solicitud de atención, datos sobre los diferentes mecanismos de atención, un espacio especial para la publicación de reportes de transparencia, por mencionar algunos puntos.

En este portal, uno de los elementos que mejor representan la transparencia proactiva es el reporte de capacidad hospitalaria, el cual se actualiza todos los días y se desglosa por hospital. Esto es un dato de suma importancia, pues así la ciudadanía puede consultar la situación de las clínicas de su zona y así tomar una decisión informada de dónde acudir a solicitar atención médica, sea o no por COVID-19.

Este es un ejemplo muy de coyuntura, pero si se aplicara un modelo similar en temas de combate a la violencia de género, se podría tener un portal amigable, con información amigable y accesible a toda la población. Una puede soñar.

* Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad de la autora y no necesariamente reflejan la posición institucional del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia del Estado de Puebla.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *