Opinión

¿Alguien quiere pensar en las y los adolescentes?

Por Samantha Páez y Valeria Páez
Fotografía cortesía de la Red Nacional de Refugios

Hace unas semanas en el condominio donde vivo clausuraron el área verde, como medida por el brote de Covid-19. Luego en el chat de vigilancia publicaron las fotografías de una adolescente y sus amigos, que habían llegado a ocupar el espacio. Me sorprendieron los comentarios estigmatizantes y criminalizantes contra el grupo, casi casi llamaban a la policía para que los sacara, aunque sólo estaban por allí sentados o jugando futbol.

Entiendo que quizás fue irresponsable de parte de los jóvenes no respetar “su sana distancia” y la preocupación de mis vecinos. Pero me pregunto ¿eran necesarias esas medidas?, ¿qué es lo que piensan de la pandemia?, ¿cómo se sienten en la cuarentena? En serio, ¿alguien quiere pensar las y los adolescentes?

Ya sé que sueno como Helena Alegría -ya saben, de los Simpson-, pero en verdad me preocupa que tengamos una postura tan adultocentrista y que tengamos tan poca empatía con este grupo. No me imagino a mí misma en la época de los terribles 15 años encerrada en mi casa, sin poder salir siquiera al área verde a echar un buen partido de fútbol.

Como no quiero ser adultocentrista -jejejeje- le pregunté a algunas vecinas adolescentes qué pensaban de la clausura del área verde y cómo se sentían con la cuarentena. Una de ellas me dijo que se sentía ahorcada -llevó sus manos al cuello, como si se lo apretara. Me dijo que en el mes que iba sólo había salido dos veces. Otro de los vecinos me dijo que pensaba que la clausura no iba a servir, porque todos los adultos éramos unos irresponsables y no seguíamos las indicaciones.

También le pedí a mi sobrina Valeria, de 14 años y que quiere ser reportera -espero que para cuando ella crezca ya haya mejores condiciones-, que le preguntara a sus amistades qué les preocupaba de la pandemia del Covid-19. Sus respuestas, la verdad, me sacaron de mi mundito y me acercaron un poco al suyo.

“Me genera algo de preocupación, debido a que el virus 
cada vez se extienda más y se propague por la ciudad, 
aunque tal vez adolescentes no están en riesgo pero 
familiares mayores si lo están”
Ricardo, 15 años
“Las personas, en especial mi familia, 
la economía, ya que ahora es menos propenso 
a ganar lo mismo por la cuarentena”
Ángel Jesús, 15 años
“Me preocupa en el sentido de que está 
matando a mucha gente de mayor edad, 
que pueda tener el virus y contagiar”
Ariel Sebastián, 14 años
“Nos afecta en aquellos que van a ingresar a la prepa,
 ya que nos atrasamos y el tiempo no nos da la escuela 
para prepararnos y faltan temas por ver”
Alyne, 15 años
“Que esto llegue a tal grado de que 
ya no podamos llevar nuestra vida normal”
Sharon Jimell, 14 años
“Varias personas salen afectadas realmente, 
algunas pierden su empleo, otras mueren, 
y me imagino que es muy feo y difícil 
la situación que se muera algún familiar o amigo”
Meritzel, 14 años
“Me preocupa la situación, ya que en México 
no se le brinda el equipo necesario a los trabajadores 
del sector salud, me molesta que algunas personas 
no tomen conciencia y salgan a la calle como si no pasar nada"
Guadalupe, 14 años
“Me ocasiona una preocupación en el sentido 
de los víveres, pues esto puede llegar 
a acabarse y provocar más delincuencia”
Erandy Janai, 15 años
“Que le afecte a mis seres queridos, como 
mis abuelos o tíos, o a la sociedad en general, 
al igual que afecte a la economía y a los movimientos 
públicos (quizás quiso decir movimientos sociales)”
Itzel, 14 años

Cuánta sabiduría y conciencia hay en nuestra juventud, como para andarla ignorando porque no saben nada de la vida. Valeria hizo una pequeña reflexión también, acá se las pongo:

Las respuestas confirman que sí existe una gran conciencia acerca de todos los aspectos que conforman este tema, de esto hablamos las causas y consecuencias, y que realmente se están tomando las medidas para que esto pueda terminar pronto. Sin en cambio, algunas opiniones manifiestan que no le dan el interés oportuno, pero siguen las recomendaciones. Otras expresan que esto no es real y no le dan esa importancia, en este caso se observa la mentalidad de adolescentes ante esta situación y desde su perspectiva. Finalmente, consideramos que mundialmente hay un gran impacto para la sociedad y que el coronavirus se ha vuelto un tema de salud mundial.

Ven, las y los adolescentes tienen cosas importantes que decir, cosas que aportar a la sociedad en estos momentos. No les ignoremos. Tampoco ignoremos que pueden vivir violencias en sus hogares y que esta situación de confinamiento les puede poner en un mayor peligro.

A principios mes se organizó el webbinar “Impacto de la pandemia Covid-19 en la violencia contra niñas, adolescentes y mujeres jóvenes”, allí especialistas explicaron cómo la situación genera estrés y problemas psicológicos en estas poblaciones. También hablaron de cómo las desigualdades impactan en niñas, niños y adolescentes. No es lo mismo pasar la cuarentena en una casa con jardín, habitaciones amplias e internet, que en un espacio reducido, con muchas personas alrededor y sin tecnología a tu alcance.

Otra de las cuestiones preocupantes son las violencias que pueden vivir niñas, niños y adolescentes. Juan Martín Pérez, coordinador del proyecto Tejiendo Redes Infancia en América Latina y el Caribe, dijo que esta pandemia ha representado un incremento en las agresiones a estos grupos y de allí la urgencia de crear redes de solidaridad donde todas las personas seamos partícipes.

En este punto me acuerdo de una noticia que hizo que me ardiera el estómago. Una joven publicó en redes el hostigamiento que vivía durante la cuarentena por parte de su abuelo, sí SU ABUELO. No me quiero imaginar cuántas adolescentes están en la misma casa que sus violentadores y sin poder salir.

Así que, para terminar, quisiera pedir empatía para las y los jóvenes con los que habitamos y/o convivimos. Ya de por sí es una situación difícil para todas las personas, no les invisibilicemos, escuchémosles y tomémosles en cuenta. Creo que sólo así podemos ayudarnos a salir de esta no tan raspados.

(Aquí un recurso para adolescentes)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *