Opinión

La narrativa sí importa: aborto en programas de entretenimiento

Por Paulina Ortiz Tiscareño
Foto tomada de El País
@odesyr

Como parte de su monitoreo anual de 2018, el grupo de investigación Promoviendo Nuevos Estándares en Salud Reproductiva (ANSIRH, por sus siglas en inglés), de la Universidad de San Francisco, en California, registró 18 tramas en series de televisión estadounidense que abordan el tema de aborto, ya sea un personaje interrumpiendo su embarazo, hablando de un aborto realizado en el pasado o considerando el aborto como una de sus opciones.

Es este punto en donde los medios de comunicación, como un agente de socialización y de construcción de imaginarios sociales, deberán trabajar para crear discursos más cercanos a las distintas realidades de las mujeres que exploran sus opciones al momento de afrontar embarazos no planeados.

La importancia de encontrarnos con este tipo de narrativas en los medios de comunicación, es que pueden ser una herramienta para la desestigmatización de este procedimiento médico. Además, reflejan una realidad que ocurre cotidianamente: las mujeres abortan, a pesar de enfrentarse -al menos en países latinoamericanos- a legislación restrictiva para su acceso.

El personaje de Olivia Pope, en la serie Scandal, acudió a una clínica a interrumpir su embarazo.

Los estigmas respecto al aborto, de acuerdo con Ipas México, en su publicación Estigma, se generan a partir de dos nociones: la primera, se sigue asignando un rol reproductivo a las mujeres, donde la maternidad sigue siendo parte del proyecto de vida de cada mujer y, la segunda, que considera que el producto del embarazo es una persona y que la interrupción de un embarazo implica que las mujeres somos asesinas.

Ahora bien, es importante hacer ciertas acotaciones con respecto a la construcción de narrativas, para evitar que éstas contribuyan a reforzar los imaginarios ya mencionados y que, incluso, propaguen desinformación. ANSIRH no sólo realiza la compilación del tema de aborto en series estadounidenses, sino que también realiza un análisis del discurso para identificar qué información está siendo mal representada en pantalla.

A continuación, se muestran algunos de los aspectos que deben considerarse para generar narrativas más reales sobre el aborto:

Elaboración: Paulina Ortiz Tiscareño.

Como ya se mencionó, estos son algunos de los temas que deben incluirse o evitarse al momento de escribir narrativas sobre aborto.

La temática de aborto, como un elemento dentro de los productos de entretenimiento que consumimos, puede ser una forma de mostrar también la autonomía y la agencia que las mujeres tenemos sobre nuestros cuerpos y nuestros planes de vida; de reforzar la garantía y el ejercicio de varios de nuestros derechos: el derecho a decidir, a la libre personalidad, a la salud, a la libertad.

Hay una deuda legislativa con respecto al aborto, pero en las pantallas, hay también una deuda representativa.


La infografía fue construida a partir de información de:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *