Opinión,  Primera

Superheroínas, superhéroes y roles de género

Por Juan Pablo Rosas y Samantha Páez
Fotografía tomada de DNA.

En la actualidad, las películas con temática de superhéroes basadas en cómics famosos de Marvel o DC Comics, por ejemplo, son de un altísimo impacto en el mundo del entretenimiento por la calidad de su producción y una línea narrativa muy bien lograda. Son películas y series que han creado una red de seguidores muy extensa y aficionada, que admiran el trabajo y las historias que se crean, así como como los personajes femeninos y masculinos que retratan en estas. Al principio las historias de superheroínas y superhéroes estaban dirigidas a un grupo selecto que leía cómics, principalmente niñas, niños y adolescentes; más adelante comenzaron a dirigirse a personas adultas y fue así como mucha más gente empezó a consumir este contenido.

Para que logremos comprender la importancia e influencia que tienen estas historias, solo es necesario ver los récords que han roto las películas de superhéroes más famosas. De acuerdo con un artículo de la CNN, la película Los Vengadores: Endgame, al estrenarse en 2019, se posicionó como la película más taquillera de la historia obteniendo aproximadamente mil 200 millones de dólares en su debut en las salas de cine. Es pertinente señalar que este récord antes lo tenía la precuela de esta película, Los Vengadores: Infinity War, la cual había ganado un aproximado de 640 millones de dólares en su estreno un año antes.

Las productoras de estas películas han entendido poco a poco que tienen una gran responsabilidad al retratar a los personajes que aparecen en ellas, no solo porque son vistas y conocidas por mucha gente alrededor del mundo, sino también por el tipo de historias que son contadas. Estos filmes educan a niños, niñas y jóvenes alrededor del mundo y relatan historias de superhéroes, que por lo general son personajes que actúan honorablemente, cuidando de los demás y poniendo el bien común antes que el propio. Dichos personajes, proponen un ejemplo positivo a seguir. Ante este planteamiento, la pregunta de cómo se retrata a las mujeres es importante, porque ante un mundo en el que las estructuras machistas prevalecen es necesario que el contenido de tal incidencia sea responsable al momento de representar personajes que serán importantes para niñas y niños en  la construcción de su imaginario y sus principios.

En décadas pasadas era inusual ver a  mujeres en papeles protagónicos cuando se trataba la temática y si se les llegaba a ver, por lo general, era como personajes secundarios que ayudaban a los protagonistas hombres a cumplir su misión o como las parejas de los protagonistas que, por lo general, serían rescatadas. Para las niñas, adolescentes y mujeres, verse retratadas de esta forma puede limitarlas a pensar que las mujeres solamente son capaces de cumplir dos roles dentro y fuera de la pantalla.

Fotografía de Wikimedia.

En la última década, las productoras cinematográficas más importantes se han encargado de representar a mujeres con roles de mayor importancia narrativa y han creado personajes mujeres protagónicos, algunos ejemplos del universo cinematográfico de Marvel en su saga de los Vengadores son la Viuda Negra, Capitana Marvel y la Bruja Escarlata. En el caso de DC Comics, solamente hay dos mujeres protagonistas: La Mujer Maravilla y Gatúbela, esta última fue retratada de manera hipersexualizada y reproduciendo diversos estereotipos de género. La Mujer Maravilla de 2017 fue retratada de manera más actual,  al mostrarla como una mujer autónoma, poderosa y capaz; sin embargo, ella y las demás protagonistas de la saga de Marvel aún tienen roles heteronormativos.

La representación en los medios de comunicación tradicionales, como en este caso lo son este tipo de películas, es fundamental para que las personas similares a las que se muestran se vean y se sientan identificadas. Si no se visibilizan las problemáticas, es complicado atenderlas, precisamente por eso es necesario que las productoras tengan la iniciativa de generar contenido donde se muestre a mujeres en roles protagónicos o importantes para la trama, así como plantear relaciones horizontales entre ellas y otros personajes masculinos.

El problema de la subrepresentación de las mujeres en la industria de estos filmes, no solo se soluciona replanteando cómo se retrata a la mujer, sino también cambiando la estructura de dicha industria, la cual sigue dominada por hombres. En 2014, de 611 autores de cómics sólo el 10% eran mujeres, de acuerdo con el artículo El cómic también reproduce y perpetúa los estereotipos de género, de Idaira Martín. Mientras no haya mujeres creando y contando las historias que vemos en los cómics o el cine, las protagonistas seguirán siendo hipersexualizadas y se les seguirán atribuyendo poderes o capacidades que tienen que ver con la defensa, el cuidado o la conciliación y no con la fuerza o resistencia.

Cuando la película de Los Vengadores: Endgame se estrenó en 2019, hubo un gran debate en redes sociales causado por una escena en la batalla final, donde la mayoría de las mujeres de la saga combatían juntas en un acto de apoyo y solidaridad a una de sus compañeras. Muchas personas defendían que era un esfuerzo mal logrado por hacer una película políticamente correcta, en tanto que otras aplaudían la escena por visibilizar  a mujeres poderosas y autónomas. Un debate interesante que no hubiera surgido de ser una escena del mismo tipo donde aparecieran únicamente  hombres. Preguntarnos por qué este tipo de secuencias causan tanta controversia es importante para analizar de dónde viene la crítica, si desde un pensamiento machista que no aprueba ver a mujeres fuertes y autónomas o desde una crítica cinematográfica fundamentada en la que se defienda que dicha escena afecta a la narrativa de la película.

Cuadro tomado del trailer de la película Thunder Force.

Otra cuestión que habría que analizar es el canon de belleza hegemónico: los superhéroes y las superheroínas tienen un cuerpo apegado al estándar de belleza occidental, en el caso de los varones esta imagen está asociada a la fuerza y la capacidad física que tienen, mientras que las mujeres siguen este estándar por resaltar su sensualidad o erotismo, en general con trajes muy ajustados y reveladores que pretenden mostrar su cuerpo. Es importante entender que ambos responden a un mandato de belleza hegemónico, pero para las niñas, adolescentes y mujeres que consumen este contenido envía un mensaje mucho más negativo, ya que propone modelos de belleza cuyo propósito es solamente estético y no tiene una relación con habilidades que pueden poseer. En cuanto a la diversidad sexual, fue hasta la más reciente producción de Marvel “Wanda Vision” que se presentó el primer personaje gay, pero no hay superheroínas lesbianas.

Desde luego también, los personajes se han ido humanizando en los últimos años, la figura del superhéroe y de la superheroína tienen más similitudes con gente cotidiana y se enfrentan a problemas cotidianos como relaciones, frustraciones y traumas personales. Reconocer los aciertos sobre cómo se cuentan estas historias también es importante, porque marca una pauta a seguir para quienes dirigen y escriben los guiones: contar historias más reales que permitan a la audiencia conectar con problemáticas propias.

También sería preciso que en las historias de superheroínas se plantee la discriminación que viven las mujeres por razones de raza, orientación sexual, identidad de género, origen étnico, discapacidad o situación socioeconómica. Aunque esto, desde luego, no significa que la industria cinematográfica se apropie de los movimientos sociales o culturales, como es su costumbre, sino que adopte una postura crítica respecto a lo acontece a nivel social. Quizás podamos tomar algunos ejemplos de personas con poderes en productos de marcas distintas a DC y Marvel, aquí una lista:

  1. The Watchmen, basada en una novela gráfica ganadora del Premio Hugo, galardón otorgado a escritores de los géneros de ciencia ficción y fantasía, hace una crítica tanto a la guerra de Vietnam como a la llamada Guerra Fría. Recién se lanzó la serie.
  2. Freaks es una película que raya en el thriller psicológico y la ciencia ficción, donde los superpoderes parecen más una maldición que cualquier otra cosa.
  3. Chronicle es la historia de tres adolescentes que adquieren súper poderes y que se divierten con ellos, pero no todo es tan lindo como parece y allí viene lo bueno.
  4. Bhavesh Joshi Superhero existen películas de superhéroes que no son estadounidenses, esta película es india y aporta una visión no occidental. También está Orígenes secretos, sobre cómo se forma un superhéroe español y Promedio Rojo, una producción chilena que aborda los problemas de un adolescente latino.
  5. Tank Girl presenta a una superheroína poco común y poco ortodoxa, eso sí muy divertida y libre.
  6. Thunder Force muestra a dos superheroínas que van más allá de los estereotipos: tienen formas más parecidas a las de las mujeres reales y esto no impide que hagan su trabajo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *